EL MEDIDOR DE DIOS

Lectura Gálatas 5:19-23 «Más el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza». v.22

Para mí, que no trabajo en el área de la salud, siempre ha sido impactante ver cómo en los hospitales monitorean a las personas más débiles, como por ejemplo a los bebés o a los que están más enfermos. Es estremecedor acercarse a una de esas camas para ver a una persona que está llena de sondas, sensores, tubos, máquinas, electrodos, etc. Pero también muy pronto, después del shock inicial, comprendes que cada uno de esos instrumentos sirve de manera muy específica para determinar, exactamente y en cualquier momento, cual es el verdadero estado de un paciente, y que con esas herramientas los diferentes especialistas pueden responder a la única pregunta importante que todos nos hacemos en cada uno de esos casos: ¿Cómo está?, ¿cuál es el estado del paciente? Con nuestro «estado de salud cristiana» ocurre algo similar, porque así como en los hospitales y clínicas los médicos usan todas esas complejas herramientas para conocer el estado de sus pacientes, de manera similar nuestro Padre nos ha regalado un set de herramientas para monitorear el estado de nuestra vida; y uno de los mejores ‘medidores’ que encontramos en las Escrituras para determinar cuál es nuestro estado en Cristo lo encontramos en las Palabras del apóstol Pablo a los Gálatas.

Pablo nos pregunta: ¿Cómo están nuestros niveles de amor?, ¿cómo está nuestro gozo?, ¿qué indica nuestra medida de paz?, ¿y qué de la paciencia?

Como especialistas de la salud espiritual deberíamos usar estos instrumentos de medida que Dios nos ha regalado. Sólo así sabremos si nuestra vida cristiana es saludable.

Iván Castro, Chile

Analiza tu propia vida con estos indicadores

By: TWR