Lectura: Juan 3:1-15

“Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche.” v.1-2a

En la sociedad de hoy, es común ver personas que por su posición social, económica o nivel educativo, se consideran todo suficiente, debido al excesivo valor que el hombre le da a las posesiones, bien sea intelectuales, económicas o sociales. Por ello, quienes no cuentan con estas, las sobrestiman, idealizando en ellas la vida que quisieran tener.

Pero lo cierto, es que nada de esto da la vida abundante que los seres humanos realmente necesitan. Nicodemo es el claro ejemplo de estas personas, Èl era un hombre reconocido entre los fariseos, pero también en la sociedad judía. De noble reputación, doctor de la ley y además religioso. Sin embargo, Èl se dirige al SeÒor en busca de respuestas. Y dice la Biblia que lo hace de noche.

Aun así, Jesús habla con Èl y con su característica sabiduría, le hace entender la necesidad de nacer espiritualmente para tener verdadera vida. Ningún conocimiento científico o religioso, ninguna posición socioeconómica, exime a los seres humanos de buscar respuestas profundas de la vida y solo en Cristo hallar· aquellas que le llenarán de paz.

No busque más respuestas en donde no las va a obtener, no importa si se tiene que esconder para preguntarle al Señor. …Él le dar· las que usted necesita para vivir plenamente.

Deje el orgullo y construya su vida en la roca que es Cristo y ver· que a cada paso que dé, la respuesta del Señor estará con usted.

 

Aminta de Medina, Colombia

Él tiene la respuesta que usted ha estado buscando